Cómo mejorar el tiempo de inicio de Windows 10

La primera vez que obtienes tu computadora, es fantástico lo rápido que se inicia. Antes de volver de tomar una taza de café de la cocina, ya está listo. Desafortunadamente, con el tiempo, las computadoras tienden a disminuir debido a todos los programas que se agregan.

Tratar de averiguar cómo acelerar su computadora con Windows se convierte en la prioridad número uno. La buena noticia es que existen varios métodos para intentar ayudar a que su computadora con Windows 10 arranque más rápido.

Deshabilitar / desinstalar programas innecesarios en el inicio

Los programas que necesita hoy fácilmente podrían volverse inútiles mañana. Eche un vistazo a los programas que se inician automáticamente cuando enciende su computadora. Vea cuáles puede desinstalar, pero si no está seguro, al menos puede deshabilitarlas.

Con el Administrador de tareas, puede ver qué programas afectan más el inicio de su computadora. De esa manera, usted sabe qué programas necesita deshabilitar o desinstalar.

Para acceder al Administrador de tareas, haga clic con el botón derecho en cualquier lugar de la barra de tareas y elija Administrador de tareas. Cuando se abra la nueva ventana, haga clic en el menú desplegable con más detalles.

Cuando se abra la nueva ventana, se le mostrarán las pestañas de procesos. Haga clic en la pestaña Inicio y debajo de la pestaña Impacto de inicio verá qué programas están desacelerando el tiempo de inicio de su computadora.

Habilitar la opción de inicio rápido

Su computadora con Windows ya viene con una característica que ayudará a mejorar el tiempo de inicio. Para habilitar esta función, deberá acceder a las Opciones de energía. Hay tres formas rápidas de acceder a las Opciones de energía, como hacer clic con el botón derecho en el menú Inicio de Windows, usar la barra de búsqueda y acceder al panel de control> sistema y seguridad> opciones de energía .

Una vez que haya accedido a Opciones de energía, haga clic en Elegir qué hacen los botones de energía. Las opciones deben estar en el lado izquierdo de su pantalla. Si la opción de inicio rápido no está disponible para usted, deberá ir a la parte superior de la pantalla y hacer clic en Cambiar configuración que actualmente no está disponible.

Hacia la parte inferior, debería ver las opciones de Inicio rápido para Windows 10. Debajo de la configuración de Apagado, ahora debería poder hacer clic en la opción de inicio rápido. No olvides hacer clic en Guardar cambios o tendrás que volver a empezar.

Desactivar efectos visuales

Antes de seguir adelante y probar este método, tenga en cuenta que si tiene una computadora moderna, esto podría no hacer una gran diferencia. Si tienes una computadora vieja, entonces esto podría hacer el truco.

Haga clic con el botón derecho en el menú Inicio de Windows o presione la tecla Windows + X y seleccione Sistema. Seleccione Configuración avanzada del sistema y cuando aparezca la nueva ventana, haga clic en la pestaña Avanzada. Haga clic en Configuración de rendimiento y cuando aparezca la ventana de opciones de rendimiento tendrá varias opciones.

Puede dejar que Windows elija qué es lo mejor para su computadora, ajustar qué es lo mejor para su apariencia o cambiar qué es lo mejor para el rendimiento. Si desea controlar lo que está deshabilitado y lo que no, puede hacer clic en la opción personalizada. Eche un vistazo a lo que cree que funcionará mejor para usted y desmarque lo que puede prescindir.

Conclusión

A veces, no importa cuánto lo intentes, por lo general terminas ralentizando la computadora. Si necesita usar varios programas para trabajar o por placer, al menos asegúrese de que el inicio sea lo más rápido posible. ¿Perdí una sugerencia que usas para mejorar el tiempo de inicio de tu computadora? Deja un comentario y comparte tu consejo.